Los héroes locales de Star of Hope - Haití

Tony y Myrtha los trabajadores locales en Haití

Tony y Myrtha

Una mañana del 2003, Tony está atado en la parte trasera de la calle en Port-au-Prince, de cara al suelo, mientras los ladrones se alejan en el automóvil de Star of Hope. Él y su esposa Myrtha soportarán dos años más de lanzamiento de piedras, tiroteos e intentos de robo antes de que ellos y los niños huyan a Estados Unidos, pero cuando un terremoto paraliza su tierra natal en 2010, regresan.

Conozca a la pareja casada que, con la vida en juego, dirige nuestro negocio en Haití.

La historia de Myrtha, Tony y sus vidas al servicio de Hope es un thriller y, a veces, una película de terror, pero sobre todo es una historia de amor. El hilo conductor de la historia es su amor mutuo y su amor por los niños de Haití. La parte de Tony en la saga comienza entre las montañas al sureste, donde creció con siete hermanos.

– Para mi padre era difícil mantener a una familia numerosa con una pequeña granja y, a menudo, vendíamos lo que necesitábamos para ganar dinero y poder comer. La vida no era nada buena. No podíamos permitirnos ir a la escuela, pero mis padres aún le daban prioridad.

Se queda en silencio y luego dice:

– Probablemente por eso me gusta tanto mi trabajo para Star of Hope. Cada vez que me encuentro con los niños en nuestros proyectos, me veo en ellos.

Cuando Tony tenía siete años, nació una niña en Puerto Príncipe; el quinto de un total de siete hijos de un sargento del ejército haitiano.

– Desde el principio tuve una buena vida, dice Myrtha. Pero cuando tenía ocho años, mi padre se fue del país a los Estados Unidos, y luego la vida comenzó a ponerse difícil. Porque mamá no tenía trabajo, y papá necesitaba trabajar para ganar dinero antes de poder enviarnos algo a casa. Y luego mi madre también se fue del país.

 

El sueño de una vida mejor en los Estados Unidos ha sido fuerte durante mucho tiempo entre la gente de Haití, pero para Myrtha, significó que no podría prescindir de sus padres durante gran parte de su crianza. Recién cuando cumplió 18 le tocó cruzar el mar, y en la tierra de los sueños se entrenó en informática.

Star of Hope Haiti Foundation camion

Tony, a su vez, se mudó a Port-au-Prince cuando era adolescente para continuar sus estudios. Su padre había comenzado a trabajar como cestero en una fábrica estadounidense y tuvo una oferta del capataz estadounidense:

“Tu hijo puede quedarse gratis en la casa de mi vieja madre si la cuida”.

– Ella ha significado mucho para mí, dice Tony. Ella me ayudó a obtener una licencia de conducir para que pudiera conducirla, y fue con ella que aprendí inglés.

 

En 1986, cuando Myrtha regresó a Puerto Príncipe durante las vacaciones escolares, ella y Tony se conocieron por primera vez.

Se mantuvieron en contacto después de ese verano, cuando Myrtha regresó a estudiar a los Estados Unidos y Tony continuó trabajando como ingeniero civil en un sitio de construcción. En ese cargo, asumió la responsabilidad de la construcción de una escuela, encargado por una organización de ayuda sueca, y así fue como entró en contacto por primera vez con Star of Hope. En 1989, ese contacto resultó en la oferta para hacerse cargo del negocio haitiano, y al año siguiente le tocó el turno a Myrtha de conseguir su primer rol en la organización.

– Necesitaban a alguien que pudiera traducir entre inglés, francés y criollo, así que me formé como secretaria administrativa parlante.

Tony, a su vez, realizó una formación administrativa de cuatro años por la noche en paralelo con el trabajo.

– Me sentaba en casa esperándolo por las tardes, recuerda Myrtha. Entonces me dije a mí misma “¿por qué no entrenarme también como costurera?”

Dicho y hecho: Myrtha obtuvo una tercera educación que a lo largo de los años ha significado mucho para los cientos de mujeres que a su vez educó en las aldeas del proyecto Star of Hope.

Tony en un colegio en Jeanton Haití
Myrtha colegio vocacional Haití

Hoy, la pareja puede mirar hacia atrás en tres décadas exitosas al servicio de Star of Hope, pero también en una vida de sacrificios. Haití es un país peligroso para vivir y se volvió aún más peligroso a principios de la década del 2000. El barrio de tugurios Cité Soleil está clasificado como uno de los lugares más peligrosos del mundo, y todas las mañanas se veían obligados a cruzar el límite cuando llevaban a sus hijas a la escuela.

– Los niños vieron cadáveres en el camino. La gente nos tiraba piedras, nos perseguía y trataba de robarnos. Y cuando dormíamos, teníamos miedo, porque oíamos disparos todas las noches, dice Tony.

 

La mañana que le robaron el coche, estaba solo. En otra ocasión, durante un viaje nocturno a casa, Myrtha estaba con el.

– Estábamos de camino a casa desde una de nuestras escuelas cuando empezaron a arrojar piedras al coche, dice Tony. Todas las ventanas se rompieron. Un fragmento se pegó a mi párpado y conduje todo el camino a casa con el ojo cerrado, porque tenía miedo de que el fragmento me cortara. Los últimos cuatro meses en el campo los vivimos en la oficina, porque no nos atrevíamos a volver a casa.

Tony y Myrtha 2011 Haití

Fue el amor de sus propios hijos lo que los hizo abandonar el país en 2005, y fue el amor de los niños de las escuelas de Star of Hope lo que los hizo regresar en 2010.

– El 6 de enero llegué a casa para visitar a mis padres, recuerda Tony. Seis días después ocurrió el terremoto. Me encargué de ayudar a Star of Hope con el trabajo de socorro en casos de desastre y me quedé.

En 2011, Tony y Myrtha volvieron a hacerse cargo del negocio haitiano, ahora con Myrtha como directora ejecutiva. En ese momento, sus hijas eran lo suficientemente grandes como para valerse por sí mismas en los Estados Unidos, y se había lanzado una operación de la ONU contra la violencia en los barrios marginales, pero incluso hoy, Puerto Príncipe es una ciudad peligrosa. Cuando se lleva a cabo esta entrevista, después de poco más de una semana en la casa de Tony y Myrtha, hemos escuchado disparos, y sido detenidos en las montañas por una pandilla de jóvenes, pasamos un cadáver ensangrentado en la calle y tuvimos un robo en medio de la noche. . Trabajar en Haití requiere coraje, así que la pregunta es ¿qué los impulsa a seguir luchando?

– Es el instinto maternal en mí el que se despierta cuando visito los proyectos, dice Myrtha. Veo a los niños y veo lo orgullosos que están. Pero también veo qué uniformes escolares se han desteñido, y luego sé que es porque solo tienen uno y que su mamá lo lava a mano todos los días. Y sé lo que es hacer todo por tus hijos, pero aún así nunca sentir que eres lo suficientemente bueno.

– Trabajar para Star of Hope nos da fuerzas, dice Tony. Porque lo que brindamos, educación, es lo mejor que puede brindar a Haití y lo mejor que puede brindarle a un niño. Y cuando haces algo de lo que puedes sentir la importancia, siempre vale la pena. Siempre.

Comparte este articulo con tus amigos:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on whatsapp